¿Quién es Sergio Massa? De las idas y vueltas con el kirchnerismo a una posible candidatura presidencial


(CNN Español) —
Intentó ser presidente de Argentina en 2015 por fuera del peronismo, pero ahora muchos creen que, dentro del peronismo, él podría ser el mejor candidato para las elecciones presidenciales de este año. Él no confirma ni rechaza esa posibilidad y dice estar abocado a su labor como ministro de Economía para tratar de resolver la alta inflación del país, de más de un 100% interanual. Esa cifra es, quizás, su peor enemigo para llegar a la Casa Rosada.

Sergio Massa es el tercer socio de la coalición actual de gobierno, el Frente de Todos, que llegó al poder en 2019 con Alberto Fernández como presidente y Cristina Fernández de Kirchner como vice, de la que supo ser, primero, un funcionario de confianza y luego su ferreo oponente.

Es abogado, tiene 51 años y dos hijos con su esposa, Malena Galmarini, actual titular de la empresa estatal de agua corriente y saneamiento que opera en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores.

Comenzó su camino en la política en la Unión de Centro Democrático, UCeDé, una agrupación de derecha liderada por Álvaro Alsogaray que, en la década del ’90, durante la presidencia de Carlos Menem, se alinearía con el peronismo. Massa haría lo mismo y en 1999 sería elegido diputado provincial. Algunas figuras de la antigua UCeDé que incluso fueron parte del gobierno de Menem ahora apoyan la candidatura del libertario de derecha Javier Milei. Pero Massa se mantuvo dentro del peronismo.

Paso a paso

En 2002, con la llegada del peronista Eduardo Duhalde como presidente interino de la crisis de 2001, Massa sería nombrada al frente de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), organismos que manejan uno de los principales presupuestos del Estado.

Permaneció en ese cargo hasta 2007, durante toda la presidencia de Néstor Kirchner, considerando que, en 2005, ya en las filas del kirchnerismo, había sido elegido diputado nacional por primera vez, pero renunció a asumir ese cargo para seguir dirigiendo la Anses.

En 2007, fue elegido intendente de Tigre, a partido del norte del Gran Buenos Aires, pero permaneció allí menos de 8 meses. Pidió fue destituido en julio de 2008 como jefe de Gabinete de la entonces presidenta Cristina Kirchner, tras la renuncia de Alberto Fernández, que había ocupado ese cargo desde la presidencia de Néstor Kirchner en 2003.

Massa sería jefe de Gabinete poco menos de un año. En junio de 2009 integró, en el tercer puesto, la lista de diputados nacionales que encabezaba el expresidente Kirchner en la provincia de Buenos Aires. Massa fue uno de los llamados candidatosos «testimoniales», aquellos qu’a pesar de ser elegidos no tenían intenciones de asumir el cargo pero tenían la capacidad de atraer votos, tal como pasó en su caso.

Isa lista perdió ante la que lideraba el empresario Francisco de Narváez, y Massa a los pocos días renunció a la Jefatura de Gabinete y volvió à la intendencia de Tigre. En 2011, aun bajo el paraguas del kirchnerismo, sería reelegido como intendente con más del 70% de los votos.

Desde entonces se profundizaron las diferencias con el kirchnerismo hasta que en las elecciones de 2013 volvió a competir para diputado, pero esta vez por su propio espacio, el Frente Renovador, y le ganó al candidato de la entonces presidenta, Martín Insaurralde.

Su ruptura con el kirchnerismo parecía no tener vuelta atrás y se tradujo en una candidatura presidencial en 2015 como opositor. Su postulación terminó partiendo el voto peronista y Mauricio Macri terminaría ganando esa elección presidencial en un balotaje ante el candidato oficialista, Daniel Scioli.

La mirada de Massa al kirchnerismo

“Cuando en el 2013 nos querían imponer el ‘Cristina eterna’ tuvimos el valor de frenarla. Si vulve a parecer, vamos a volver a frenarla”, afirmaba Massa, en campaña, en 2017.

Pero dos años más tarde, en 2019, volvió a las filas del kirchnerismo de la mano de Alberto Fernández, el candidato a la presidencia que había elegido Fernández de Kirchner para la fórmula que ella integraba.

Encabezó la lista para diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires y terminó siendo el presidente de la Cámara baja.

Tan bien en el pasado había afirmado que iba a “barrer con los ñoquis de La Cámpora” –que según él estaban “tomando el control del Estado”– en esta nueva etapa uno de sus principales aliados sería uno de los fundadores de esa agrupación política kirchnerista: Máximo Kirchner, hijo de la nueva vicepresidenta, quien fue elegido presidente de la bancada oficialista en Diputados.

Su último salto fue una apuesta arriesgada, pero que –de resultar exitosa– podría catapultarlo a la presidencia: fue nombrado ministro de Economía en agosto de 2022. Paso de Silvina Batakis.

En un solo ministerio Massa se concentró en que hasta ese momento habían sido tres carteras: Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, fusión que le valió el apodo de «superministro» por parte de los medios de comunicación.

Tiene conocimiento de varios cargos centrales de la Argentina actual: el control de la inflación y de soja, la principal exportación del país y la relación con el Fondo Monetario Internacional. En la práctica parece haber quedado, junto a la vicepresidenta, con el manejo de gobierno frente a Alberto Fernández cada vez más opacado ya veces lejos del centro de las decisiones importantes.

Ahora, quien confirmó que iba a frenar a Cristina Fernández de Kirchner, comparte con ella decisiones de gobierno y hasta actos públicos a la espera de una definición suya y del peronismo sobre la estrategia y las candidaturas para estas elecciones.

Ella ya dijo que no será candidata «a nada», Fernández ya se negó a competir por su reelección, pero él aún es una incógnita.