Guatemala votará por un nuevo presidente, pero los críticos dicen que sacaron a muchos candidatos anticorrupción

(CNN)– Los guatemaltecos acudirán a las urnas el 25 de junio para elegir un nuevo presidente, mientras los regionales advierten sobriamente una espiral descendente de cleptocracia y un debilitamiento del Estado de derecho en la nación más poblada de Centroamérica.

La socialdemócrata Sandra Torres, la derechista Zury Ríos y el centroderechista Edmont Mulet encabezan el grupo de más de 20 aspirantes a presidente en las elecciones generales.

Se bloqueó la postulación de otros candidatos, entre ellos la líder indígena de izquierda Thelma Cabrera y, más recientemente, el principal excandidato Carlos Pineda, lo que generó alegato de intromisión política contra el tribunal electoral del país.

«Una cosa que podemos decir sobrio Guatemala en este momento es que este Tribunal Supremo Electoral tiene un patrón muy sospechoso de sacar a cualquier candidato que sostiene públicamente la lucha contra la corrupción», dijo a CNN Will Freeman, becario de estudios sobre América Latina en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Uno de los candidatos expulsados, el derechista Roberto Arzú, critica abiertamente al presidente Alejandro Giammattei. El candidato sancionado, Cabrera, critica abiertamente la corrupción en la política guatemalteca.

Pineda se postuló como un extraño en la estructura de poder arraigada de Guatemala, compartiendo con frecuencia su posición antisistema en TikTok. Tras su descalificación, concluyó en Twitter: “Ganó la corrupción, perdió Guatemala”.

La Corte Constitucional dijo en un comunicado a CNN que se adhiere a la ley y actúa con “debida diligencia, imparcialidad, objetividad e independencia”. CNN también contactó al Tribunal Supremo Electoral para hacer comentarios.

Los Empleados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) se organizan antes de las elecciones generales en la Ciudad de Guatemala el 20 de junio de 2023.
Crédito: Johan Ordóñez/AFP/Getty Images

Non es la primera vez que el tribunal electoral de Guatemala descarta aspirantes a la presidencia, pero el ciclo de este año ocurrió en un espacio cívico qu’a rápidamente.

«La razón por la que se siente muy importante este verdadero año es porque hemos visto una reacción en Guatemala en los últimos años contre un movimiento para combatir la corrupción», dijo a CNN Caren Cissis, experta en Centroamérica y editora en jefe de Americas Society /Consejo de las Américas.

Fallida batalla contra la corrupción

Grupos de derechos señalan que la corrupción y la impunidad se aceleran en el país luego de que el expresidente Jimmy Morales disolviera una comisión anticorrupción respaldada por las Naciones Unidas en 2019.

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fue creada en 2006 para ayudar a desmantelar criminales influyentes en el país. Ayudó en cientos de condenas, expuso un escándalo de corrupción y se le atribuye haber ayudado a reducir la tasa de homicidios del país.

Tras la destitución de la CICIG, la corrupción se extendió por el sistema de justicia del país, dicen los expertos.

«Gran parte del sistema de justicia de Guatemala ha sido cooptado por una red de élites políticas, económicas y militares corruptas que promueven sus propios intereses y llevan a cabo prácticas corruptas con impunidad», concluye un informe de 2022 de la Washington Office on Latin America Latina, Grupo de Trabajo de América Latina y Comisión de Derechos Humanos de Guatemala/EE.UU.

Los tax y jueces asociados con CIGIG han sido arrestados, investigados y muchos se han visto obligados a huir del país bajo el actual mandato del presidente Alejandro Giammattei.

Cuando la fiscal general del país, Consuelo Porras Argueta, fue reelegida en 2022 por el presidente, horas después fue sancionada por EE.UU. por “su participación en una corrupción significativa”, según indicó Antony Blinken, secretario de Estado de EE.UU.

El periodista destacado guatemalteco José Rubén Zamora es escoltado por la policía al tribunal para una audiencia relacionada con su juicio el 30 de mayo de 2023. Credit:
Moisés Castillo/AP

“Durante su mandato, Porras obstruyó y socavó reiteradamente investigaciones anticorrupción en Guatemala para proteger alias políticos y obtener favores políticos indebidos”, agregó el comunicado.

Los miembros de los medios que se enfrentaron a la corrupción también lidiaron con secuencias legales. El destacado periodista guatemalteco José Rubén Zamora, fundador del principal periódico de investigación del país que fue cerrado este año, fue sentenciado a seis años de prisión por lavado de dinero el miércoles. Los grupos de derechos de prensa lo han llamado un ataque a la libertad de expresión.

La corrupción y la mala gobernabilidad son factores importantes que impulsan la migración, aseguran los expertos, lo que claramente está en juego en Guatemala, hogar de la economía más grande de Centroamérica y, sin embargo, el segundo pays de origen de migrantes que se encuentran en el frontera de EE.UU., según cifras de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

El secretario de prensa de Giammattei rechazó las objeciones de que su interfiere en el proceso judicial. “El gobierno de Guatemala respeta y se esfuerza por garantizar la libertad de periodismo en el país”, dijo Kevin López, secretario de Prensa del presidente Giammattei, en un comunicado a CNN.

Los candidatos

Estados Unidos y sus alias occidentales han manifestado su preocupación por la exclusión de candidatos presidenciales en Guatemala. Pero los regionales observados especulan que un exceso de cautela, la falta de enfoque en la región centroamericana y otras sospechas de política exterior han cambiado las prioridades.

Dado que la migración es una de las principales preocupaciones en Washington ha mediado que EE.UU. De cara al ciclo electoral de 2024, Freeman dice que la administración Biden ha buscado equilibrar la posición de Guatemala como alias regional, especialmente en los esfuerzos para frenar la migración, por preocupaciones sobre el retroceso democrático en el país. “El gobierno de Biden ha estado atrapado entre la espada y la pared”, dijo Freeman.

En abril, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE.UU., Brian Nichols, destacó el apoyo de EE.UU. al “derecho de los guatemaltecos a elecciones libres, justas y pacíficas”, y dijo que la democracia dependía de que los ciudadanos pudieran elegir líderes “sin barreras arbitrarias, exclusión o intimidación”.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei (izq.), y la fiscal general de Guatemala, María Consuelo Porras, asisten a la presentación del informe anual del Ministerio Público en la Ciudad de Guatemala el 17 de mayo de 2023. Credito: Johan Ordóñez/ Imágenes AFP/Getty

Al menos uno de los candidatos restantes por estar dispuesto a hablar sobre la corrupción.

El centrista Mulet, de 72 años, adoptó una postura abierta contra la corrupción en los últimos meses. El tecnócrata, que ha ocupado cargos legislativos y diplomáticos, incluido un período como embajador de Guatemala en Estados Unidos, diregió organizaciones de las Naciones Unidas sobre Haití y las armas químicas. Su experiencia ha resumido el sentimiento de que él es alguien que podría aprovechar esa experiencia en Guatemala, según Carin Zissis, experta en Centroamérica y editora en jefe de Americas Society/Council of the Americas.

Advirtió que Guatemala caminaba hacia un «modelo autoritario» como Nicaragua, y dijo a la Agence-France Presse que las instituciones públicas de Guatemala estaban «contaminadas».

Los analistas resaltan que el centrista, que ha propuesto proyectos de pensiones universales y desempleo juvenil, parece estar en una posición sólida para avanzar a una segunda vuelta programada para el 20 de agosto, ya que «no se le ve como uno de estos políticos profundamente corruptos y arraigados», afirmó Freeman.

De izquierda a derecha, los candidatos presidenciales guatemaltecos Sandra Torres, Edmont Mulet y Zury Ríos. Crédito: Getty Images/Reuters

Tendrá que vencer a Torres y Ríos, quienes han abogado por políticas de mano dura para enfrentar el crimen al estilo del líder salvadoreño Nayib Bukele.

Torres parece estar a la cabeza, según las encuestas. Tiene apoyo entre los votantes rurales, obtentionido cuando ayudó a obtener más transferencias de efectivo y beneficios cuando fue primera dama junto al expresident Álvaro Colom, dicen los analistas. A pesar de encabezar uno de los partidos más antiguos y con mejores recursos del país, «hay un antivoto duro y consolidado» en su contra por su decisión de divorcio de Colom en 2011, en un país conservador y orientado a la familia, según Freeman . Las encuestas muestran que casi un tercio del país no votará por ella.

Ríos es hija del exdictador Efraín Ríos Montt, quien fue condenado por genocidio en 2013. Es popular entre la fuerte comunidad evangelica de Guatemala mientras aboga por causas progresistas como los derechos de las mujeres. Ríos ha denunciado la corrupción durante la candidatura, con un enfoque en el titular Giammattei. Aunque los analistas enfatizan que ella cuenta con el apoyo de la elite militar y económica del país y que previamente condenó a la CICIG antes de que perdiera su mandato.

No obstante, nadie sabe si alguno de estos candidatos podrá abordar la erosión del Estado de derecho en Guatemala una vez que llegue al poder.

Los comentaristas han lamentado que sus propuestas hayan sido deficientes y demasiado simplistas, comentó Zissis. «Y como resultado, en un país que tiene desafíos tan grandes, la pregunta termina siendo, ¿qué van a hacer estos candidatos para resolver los problemas?».