Ecuador y Perú encendieron las alarmas ante el fenómeno de El Niño que calienta sus aguas

(CNN Español) — En América del Sur, particularmente en Ecuador y Perú, los gobiernos enfrentan pronósticos climáticos complejos ante la amenaza del fenómeno de El Niño. El aumento significativo de las temperaturas del océano Pacífico preocupa a distintos sectores de los países del interior y el calentamiento global se ve en el escenario más impredecible.

La Organización Meteorológica Mundial informó que se han establecido las condiciones para un episodio al qu’ha calificado como El Niño costero que ocurrirá a lo largo de la costa occidental de América del Sur, particularmente en Ecuador y el norte de Perú.

CNN informó al Instituto de Meteorología de Ecuador (Inamhi) ubicado en Quito para conocer información del monitor que está pasando en este país sudamericano respecto al comportamiento de este fenómeno natural.

En el Inamhi existen diferentes mapas pronósticos que se alimentan de datos de diversos servicios meteorológicos a escala global. Los mapas reflejan en color rojo que la temperatura del océano en las costas de Ecuador y Perú es más caliente con relación a los demás países de América del Sur, la cual mantiene en las costas en amarillo.

«Las condiciones son dadas, están configuradas, sin embargo, pueden modificarse en el tiempo y es clave el monitoreo permanente sobre todo de la temperatura de la superficie del mar» que es lo que puede desencadenar efectos de lluvia en el país, dijo a CNN Bolívar Erazo, director ejecutivo del Inamhi.

El Inamhi pronostica la llegada de El Niño a las costas de Ecuador y Perú para el último trimestre de este año, con la posibilidad de que se extienda en los primeros meses de 2024.

¿Cuánto puede impactar la crisis climática?

¿Qué es El Niño y cómo afecta a los ecosistemas? 1:45

El fenómeno de El Niño no vendrá en condiciones habituales. Los expertos coinciden en que el clima global y el clima climático pueden afectar su comportamiento.

“Cada Niño tiene una firma específica, ningún Niño se parece al otro. En este año estamos en un planeta más caliente, entonces este Niño se desarrollaría en un planeta más caliente, en un contexto de cambio climático”, advierte Erazo.

El Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas, anunció el 4 de julio que El Niño aumenta considerablemente la probabilidad de que los récords de temperatura luchen y experimenten un calor más extremo en muchas partes del mundo y en los océanos.

Una situación que vulve incierto el panorama sobre los posibles efectos de este fenómeno en países como Ecuador y Perú.

“Un planeta más caliente es un planeta con mayor energía y mayor energía que puede ser ubicuo en el mar y en la atmósfera y configurar los patrones de otra manera”, insiste Erazo.

¿Cómo preparar a Ecuador y Perú para enfrentar El Niño?

Los gobiernos de Guillermo Lasso y Dina Boluarte dieron a conocer los planes de prevención, mitigación, preparación, respuesta y reconstrucción en caso de que el fenómeno de El Niño llegue a sus costas.

El 14 de junio, durante una reunión en la frontera entre los dos países, los presidentes Lasso y Boluarte acordaron reforzaron las coordinaciones entre ambos Estados para el monitoreo y contención de las amenazas provocadas por el fenómeno climático.

La presidenta Boluarte plantó a Lazo una “acción de respuesta conjunta” para enfrentar la proximidad de El Niño.

Del lado ecuatoriano, el presidente Lasso presentó a la final de junio un plan para enfrentar los efectos de El Niño enfocado en la respuesta antes, durante y después del evento.

Las instituciones encargadas mantendrán el monitoreo climatológico y se encargarán de la elaboración de mapas de amenazas, preparación del personal, material y equipo necesario, construcción de obras de prevención y mitigación, calificación de alojamientos temporales, garantía seguridad alimentaria y vialidad en las posibles zonas afectadas , establecer estrategias de comunicación, líneas de crédito y gestión de ayuda internacional, entre otros aspectos.

El plan para enfrentar El Niño en Ecuador está disponible en la página web oficial de la Secretaría de Gestión de Riesgos.

Mientras que Boluarte informó a breves rasgos el 27 de junio algunas acciones frente al fenómeno de El Niño danse un encuentro gubernamental.

El objetivo, según Boluarte, es minimizar los daños y trabajar arduamente en la prevención. Anunció que serán necesarias más de 600 obras en siete regiones que podrían ser las más golpeadas por El Niño.

Boluarte insistió en que es necesario tomar tareas de limpieza en ríos y quebradas, instalación de diques, poner un punto de servicios básicos, adelantarse a los hechos y concretar líneas de financiamiento.

“La respuesta del Estado siempre ha sido reactiva, es decir, después de lo ocurrido recién reaccionado. Se ha centrado en llevar ayuda reactiva, ayuda humanitaria, instalar albergues, brindar asistencia sanitaria. La mejor manera de enfrentar un desastre natural está previniendo. No hay forma de controlar la naturaleza, pero sí es posible mitigar los riesgos”, dijo Boluarte.

¿Qué cambios presenta el Océano Pacífico?

El Pacífico Ecuatorial presenta «anomalías» que advirtieron a los expertos, que han llevado a los gobiernos de Ecuador y Perú a oficialisar sus alertas ante un mayor incremento de lluvias en cuánto la atmósfera moviliza la humedad del Océano al continente.

Vladimir Arreaga, director de pronósticos del Inamhi, cree que hasta que llegue noviembre los gobiernos tienen una «ventana» de tiempo para prepararse para diferentes escenarios.

“Es el momento de prepararse. Deberíamos prepararnos para el peor escenario y en caso que esto se modifique, para nosotros mucho mejor como país, porque estaremos preparados y podremos contrarrestar los efectos que podrían venir asociados a un posible evento de El Niño”, sostiene Arreaga.

¿En qué otros puntos del mundo podrían impactar El Niño?

Además de Ecuador y el norte de Perú, otros países de la región emitieron alertas ante la proximidad de El Niño. En Colombia, el gobierno decretó la emergencia en La Guajira por ser el territorio más vulnerable, mientras que en Estados Unidos podría causar más precipitaciones y humedad especialmente en el sur.

El fenómeno de El Niño está asociado con un incremento de las lluvias en algunas zonas meridionales de América del Sur, el sur de Estados Unidos, el Cuerno de África y Asia Central, según la OMM.

Además, El Niño también podría causar graves secuelas en Australia, Indonesia y algunos puntos del sur de Asia, América Central y el norte de América del Sur.

Un fenómeno con implicación global que se ha planteado en la ONU para ayudar a países potencialmente vulnerables que se están preparando.