desde armas y licor hasta cerdos y gallos

(CNN Español) — Entre los productos prohibidos que ingresan a las cárceles más temidas de Ecuador no solamente figuran armas, municiones y artículos tecnológicos, sino también animales.

Las Fuerzas Armadas del Ecuador informen este viernes en Twitter que decomisaron 26 armas blancas, 16 aparatos electrónicos, 8 estufas, 12 gallos de pelea y 2 cerdos en el pabellón de máxima seguridad de la cárcel «Bellavista» de Santo Domingo de los Tsáchilas. El Ministerio de la Defensa le dijo a CNN que los operativos de control fueron ejecutados entre este jueves y este viernes.

El parte castrense incluyó fotos en las que se ve a los cerdos acostados en una especie de criadero clandestino que tenía un bebedero, así como también a los gallos de pelea amarrados a una cerca metálica. Posteriormente, Fuerzas Armadas comparó un video con los periodistas en el que se observaba a los cerdos en jaulas cuando estaban retirados del penal.

Las Fuerzas Armadas de Ecuador informan que decomisaron dos cerdos.

El anuncio de los hallazgos en el penal se da luego de que el día anterior las Fuerzas Armadas informan que en ese mismo centro penitenciario fueron decomisadas 38 armas blancas, 21,900 dosis en paquetes de droga, 54 botellas de whisky, 59 terminales móviles, 18 chips para telefonía y 18 televisores LED, entre otros electrodomésticos y dispositivos digitales.

El Servicio Nacional de Atención de Personas Privadas de Libertad (SNAI) informó este viernes que estos operativos en las cárceles responden a un trabajo conjunto entre la Policía, las Fuerzas Armadas y el personal penitenciario.

En octubre de 2022, CNN informó sobre algunos de los artículos más insólitos que las fuerzas de seguridad ecuatorianas han hallado en las cárceles ecuatorianas, qu’enfrentan desde hace más de dos años serios problemas de violencia e inseguridad.

El gobierno, a través del Consejo de Seguridad Pública y del Estado, declaró en abril a las bandas del crimen organizado como terroristas e inició una mayor intervención en el antro y fuera de los penales para intentar debilitarlos.