Descubre milenaria ciudad maya en la selva del sudeste

(CNN Español) — Un equipo de investigadores describe una antigua ciudad maya en el estado de Campeche, sureste de México. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó el 20 de junio que el hallazgo ocurre en la Reserva Ecológica Balamkú, tras internarse unos 60 kilómetros por callejones madereros de espesa vegetación.

El sitio del descubrimiento fue denominado Ocomtún, que en maya yucateco significa «columna de pie», debido a los numerosos postes cilíndricos de roca dispersos en el antiguo asentamiento, indicaron.

Un adoratorio descubierto por los investigadores. (Crédito: Instituto Nacional de Antropología e Historia)

Ivan Ṡprajc, el arqueólogo que dirigió la expedición, explicó que el núcleo monumental cubre más de 50 hectáreas e incluye varios edificios de gran escala, incluidas varias estructuras piramidales de más de 15 metros de altura.

Según el experto, el lugar falta, probablemente durante el período Clásico (250-1000 dC), como un centro «importante a nivel regional». Sin embargo, Ṡprajc dijo que Ocomtún sufrió alteraciones en el periodo Clásico Terminal (800-1000 dC).

Los adoratorios al centro de patios y plazuelas tienen elementos constructivos, que fueron extraídos de los edificios aledaños, y son para el investigador «reflejo de cambios ideológicos y poblacionales en tiempos de crisis» que «para el siglo X condujeron al colapso de la compleja organización sociopolítica y el drástico decremento demográfico en las Tierras Bajas Centrales Mayas”.

El hallazgo se dio en el marco del proyecto «Ampliando el panorama arqueológico de las Tierras Bajas Centrales Mayas», aprobado por el Consejo de Arqueología del INAH y coordinado por el experto del Centro de Investigaciones de la Academia Eslovena de Ciencias y Artes. El objetivo de la iniciativa es ampliar el conocimiento de una extensa área casi desconocida para la arqueología.

Una de las columnas encontradas en Ocomtún.  (Crédito: Instituto Nacional de Antropología e Historia)

Una de las columnas encontradas en Ocomtún. (Crédito: Instituto Nacional de Antropología e Historia)