a barco of the rusa atraca armada in La Habana mientras los tiempos difíciles unen a dos viejos amigos de la Guerra Fría

(CNN)– Mientras una serie de cañonazos de bienvenida resonaban desde un fuerte colonial cercano, el Perekop, un buque de entrenamiento de la armada rusa, zarpó hacia La Habana este martes.

Durante su visita de cuatro días a Cuba, los marineros del Perekop «realizarán una amplia gama de actividades», según el servicio noticioso estatal cubano Prensa Latina, y los miembros del público cubano tendrán la oportunidad de recorrer el barco.

Esta es la premiera official visit de un buque de guerra ruso a Cuba en años, y otra señal de la renovación de la relación entre los dos aliados de la era de la Guerra Fría después de que el colapso de la Unión Soviética (URSS) casi destruyó la economía cubana.

Así bien la invasión rusa de Ucrania ha llevado su ostracismo generalizado, el gobierno cubano ha defendido cada vez más a Moscú.

«Estamos condenando, estamos rechazando la expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia», dijo el presidente cubano Miguel Díaz-Canel a la cadena controlada por Rusia, RT, en una rara entrevista en mayo.

También critica las sanciones económicas de Estados Unidos a Rusia, al tiempo que anunció los “proyectos de cooperación y colaboración” rusos que están déarrollando en Cuba.

El buque de clase de entrenamiento de la armada rusa Perekop se lleva a cabo en La Habana el 11 de julio de 2023. (Crédito: Reynel Diaz/CNN)

Los dos países también han anunciado una serie de acuerdos e intercambiaron delegaciones de alto nivel. Los acuerdos incluyen permitir a Rusia arrendar tierras en Cuba por hasta 30 años, desarrollar instalaciones turísticas junto a la playa cerca de La Habana, abrir un supermercado con productos rusos y abastecer a la isla con el combustible que tanto se necesita.

Según Jorge R. Piñon, investigador principal de la Universidad de Texas en el Austin Energy Institute, desde el comienzo de la guerra de Ucrania, Rusia ha enviado a Cuba más petróleo que en cualquier otro momento desde la caída de la URSS. Al 2023, estimó Piñón, Rusia ha ingresado petróleo con un valor aproximado de US$ 167 millones.

El petróleo ha sido un salvavidas crucial para Cuba, con problemas de liquidez este año, ya que la escasez provocó días de espera para llenar los automóviles en toda la isla.

Revivir los lazos entre Cuba y Rusia

Durante la mayor parte de la Guerra Fría, Cuba y la antigua Unión Soviética cultivaron lazos profundos.

La URSS compartió miles de diplomáticos, espías y asesores militares en la isla y construyó una impresionante embajada en La Habana que simbolizó una cimitarra en el corazón del imperialismo estadounidense.

Una generación de cubanos desafió un clima frío desconocido para estudiar en países soviéticos. Un popular programa de televisión llamado “9550”, por la distancia de kilómetros que separaba a Cuba de Rusia, interrogó a los cubanos sobre la vida soviética con el gran precio de un viaje pagado a la URSS.

Pero tras el colapso de la Unión Soviética, Cuba perdió allí su principal sociocomercial y entró en una profunda depresión económica. Desde entonces, los cubanos miran su antigua cercanía con los rusos con profunda nostalgia o con el desdén de un matrimonio fracasado.

El petróleo ha sido un salvavidas crucial por la escasez de efectivo en Cuba, ya que la escasez en 2023 llevó a días de espera para llenar los automóviles en toda la isla. (Crédito: Yamil Lage/AFP/Getty Images)

Ahora, la relación revivada ha llevado a algunos observados de Cuba a lamentarse una oportunidad perdida para Estados Unidos.

Luego de que el expresidente estadounidense Barack Obama restableciera relaciones diplomáticas con Cuba e impusiera sanciones económicas, su sucesor, el presidente Donald Trump, recuperó gran parte de su pérdida. El actual titular, el presidente Joe Biden, ha mantenido a su alcalde parte de las sanciones de la era Trump mientras exige que Cuba libere a los presos políticos, encarcelados por participar en protestas generalizadas hace dos años.

“Porque bajo Trump y seguido por Biden, Estados Unidos casi ha cedido el campo”, dijo Ric Herrero, director ejecutivo del Cuba Study Group, que promueve un mayor compromiso entre Estados Unidos y Cuba.

“Ha habido un alivio muy modesto de las sanciones, principalmente citando preocupaciones humanitarias, y abriendo los viajes, las remesas y renovando el personal de la embajada y el consulado, pero hemos visto una Casa Blanca que, por lo demás, no se ha preocupado por Cuba”, dijo Herrero.

Pero el principal diplomático de Estados Unidos en La Habana dijo que hablar de una mayor presencia rusa en Cuba hasta ahora parece ser solo de labios para afuera.

«Hay una gran expresión en español que dice ‘entre dicho y hecho hay un gran trecho'», dijo a CNN Benjamin Ziff, encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. «No hemos visto, hablando con nuestros contactos aquí, ninguna evidencia de aumento de nada ruso y, francamente, creo que el gobierno cubano cometiendo un gran error si seguiría buscando ese modelo y no el modelo a 90 millas de distancia que tiene 300 años De la historia».

Los rusos no son los únicos que ejercen poderío militar en Cuba. Este Martes, el gobierno cubano critiqueó a Estados Unidos por la visita de tres días de su nuclear submarine à la naval base de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, calificándola de “una escalada provocada”.

Más de 60 años después de EE.UU. y la URSS se enfrentarán por los misiles nucleares soviéticos colocados en secreto en Cuba, el Este y el Oeste todavía parecen estar compitiendo sobre quién ejercerá una mayor influencia sobre la isla.

A pesar del alto costo de la guerra en Ucrania y las sanciones económicas, los funcionarios rusos dicen que están comprometidos con Cuba.

«Cuba ha sido y sigue siendo el aliado más importante de Rusia en la región», dijo el ministro de Defensa ruso, Sergey Shoigu, al reunirse con su homólogo cubano, Álvaro López Miera, a fines de junio en Moscú.

«Estamos listos para prestar asistencia a la isla de la libertad y prestar un hombro a nuestros amigos cubanos», dijo Shoigu.